Noticias

domingo 28, noviembre de 2004

Escrache a Mario Hugo Bellavigna

Durante la ltima dictadura fue Prroco Penitenciario en la crcel de Devoto donde tortur psicolgicamente a las presas polticas. Actualmente da misa en una iglesia de Paternal.

Al canto de " Ol ol, ol ol, como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar, dio comienzo, en la calurosa tarde del sbado 27 de noviembre el escrache al cura torturador Bellavigna.

"Por este barrio camina un genocida, por este barrio camina un represor. En este barrio da misa los domingos, el cura Bellavigna que es un torturador", entonaba la columna de 1000 personas que concurrieron al escrache.

Entre pintadas del TPS, Taller Popular de Serigrafa, y los ya clsicos carteles de sealizacin del GAC, Grupo de Arte Callejero, el escrache fue tomando su tradicional ritmo y color.

Participaron de la Mesa de Escrache Popular: Las Asambleas Populares de La Paternal, Angel Gallardo y Corrientes y Villa Mitre, Vecinos Autoconvocados de Villa del Parque, Centro Social y Cultural Flores Sur, Comisin Techo y Trabajo, la Agrupacin H.I.J.O.S., Socialismo Libertario, La Tribu, Imprenta Chilavert y el Colectivo Intervencin, entre otros.

Los vecinos de la Paternal se asomaban desde sus balcones, algunos aplaudan y otros decan pobre padre. " Yuta, yuta , yuta, hija de puta", y " cuando se los llevaron ustedes se callaron", eran las canciones que acompaaban la llegada a la iglesia. Es para destacar que al llegar a la Santa Ins el cordn policial era muy fuerte. Ms de diez carros de polica custodiaban furiosamente al barrio La Isla.

"Fachn, Fachn, Fachn vos sos de la inquisicin, hoy venimos a escracharte no hay olvido ni perdn". El cura estaba adentro y se comentaba que a la maana haba dado misa, incluso en un momento se asom por detrs de la reja y "espi" su propio escrache.

En este contexto, tom la palabra Eduardo de la Agrupacin H.I.J.O.S. y dijo as: "Repudiamos la resolucin de la sala 1 de la Cmara Federal de apelaciones de San Martn, que declar inconstitucional la nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Estos jueces: Hugo Fossatti, Jorge Barral y Narciso Lugones se oponen a que veamos presos a los torturadores y asesinos."

" Por este fallo van a quedar libres los represores: Osvaldo Garca, Csar Fragni, Ral Harsich, Alberto Aneto y Santiago Riveros, por la causa que se les haba abierto de Campo de Mayo, uno de los ms grandes Centros Clandestinos de Detencin.

Al canto de: " Iglesia basura, vos sos la dictadura" la columna compacta y organizada aguant toda la presin del enorme cordn policial, de los servicios de civil en obvios Falcn de todos colores para terminar leyendo el discurso de la Mesa de Escrache que en algunas de sus partes deca as:

"Bellavigna retom las viejas prcticas de la inquisicin haciendo de la confesin un instrumento de tortura y delacin. Algunas de sus vctimas lo recuerdan con frases como " Primero soy penitenciario, segundo capelln, tercero sacerdote" o increpndolas diciendo: " A confesar, los lobos tienen que confesarse". Estos modos lo hicieron merecedor del apodo San Fachn entre sus vctimas. En la actualidad, adems de ser prroco de esta capilla es vocal de Critas y an se desempea en la Arquidicesis de Bs. As. Como asesor del Servicio de Pastoral penitenciario.

El Episcopado se erige como tutor y autor intelectual del plan sistemtico en que los militares tendran va libre para ejecutar su accionar represivo a cambio de la instauracin de lo que ellos llamaron una civilizacin occidental y cristiana."

Rescatando a algunos sectores de la Iglesia, decan: " Sabemos que el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo existi y fueron perseguidos, torturados y desaparecidos con la misma anuencia y delacin de este episcopado cmplice".

"Los vecinos de este barrio estn preocupados por convivir con quien fue cmplice de la muerte y el dolor, por eso estamos construyendo la Condena Social y exigiendo Juicio y Castigo y para que est en conocimiento de todos y especialmente , de aquellos que todava hoy concurren a sus misas, sin saber que la voz del padre Bellavigna se erige a la sombra de Dios".

Carlos Pisoni de la Agrupacin H.I.J.O.S., dio su impresin sobre el escrache: "Teniendo en cuenta que es un cura que est en actividad, que se haya acercado tanta gente del barrio, significa mucho. Porque la Iglesia es una institucin muy reconocida en la sociedad y en un barrio ms todava y un cura es un referente de un barrio. Entonces que se manifieste gente , que alguna vez fue a sus misas o bautiz a sus hijos, y hoy esta diciendo no voy a creer ms en la iglesia...eso es lo que nos dice que estamos yendo por el buen camino"

Caa la tarde, la columna se retiraba y San Fachn qued escrachado.

Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.

Videos

Destacados

Por la espalda

Por la espalda

EDITORIAL DE LA EDICIÓN DE ENERO DE 2019. POR HORACIO SPALLETTI 

Convencido del rumbo elegido por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el presidente Mauricio Macri no dará marcha atrás con la resolución 956/2018, esa que autoriza a las fuerzas de seguridad a disparar por la espalda sin siquiera dar la voz de alto. Esa que para muchos es un mecanismo de control social extremo de los sectores más desfavorecidos económicamente.

Imprentas del pueblo

Imprentas del pueblo

Así llamó Rodolfo Walsh a las paredes que, desde cada rincón del país, levantan la voz, luchan, denuncian, aman. Y La Boca es uno de esos barrios que de pintadas sabe, y mucho. Con su identidad y su historia empuñando brochas, aerosoles y pinceles, el Tercer Encuentro de Muraleros “Freddy Filete Fernández” sumó otros 30 muros al acervo popular barrial.  Por Facundo Baños

Visibilizar para humanizar

Visibilizar para humanizar

 En las veredas de Buenos Aires, la ciudad más rica del país, viven más de 4 mil personas. Doscientas de ellas, en Barracas y La Boca. Así lo determinó el censo popular realizado en mayo por decenas de organizaciones sociales. El Gobierno porteño reconoce un aumento del 23% el último año, aunque sólo contabiliza 1066 personas en situación de calle. Por Juan Manuel Castro   

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Diseño y Desarrollo: El Webstudio