Noticias

lunes 11, septiembre de 2006

Un curriculum negro

Con motivo del viaje a Italia emprendido por el Jefe de Gobierno, Jorge Telerman, la jefatura porteña quedó en manos de Santiago de Estrada actual vicepresidente primero de la Legislatura porteña y subsecretario de Seguridad Social de la Nación durante la siniestra dictadura militar.

De Estrada es una figura política afín a la Iglesia Católica que inició su derrotero político a mediados de la década del '60, al ocupar durante tres años la subsecretaría de Seguridad Social de la Nación.

Continuó desempeñando la misma tarea designado por el régimen militar entre 1976-1983 y luego, ya en el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, fue designado embajador ante el Vaticano.

Durante el gobierno de Carlos Menem, el particular funcionario tuvo un nuevo paso por Seguridad Social y el PAMI entre 1989 y 1991.

En 2000 ingresó a la Legislatura integrando la lista que llevó para el Ejecutivo de la Ciudad, las candidaturas de Felipe Domingo Cavallo y Gustavo Beliz. Hasta que en 2003 logró su reelección para ocupar una banca integrando la lista de Mauricio Macri.

La semana pasada, con motivo de su viaje a Italia, en un acto breve y casi secreto que se realizó en el Salón Blanco del palacio gubernamental, Telerman delegó el cargo en Santiago de Estrada.

Al hermetismo que rodeo la ceremonia, se sumó su imprevisto adelantamiento que favoreció a la ausencia del periodismo.

De hecho, la única fotografía del acto fuera tomada por personal de la Dirección de prensa del gobierno de la ciudad.

Ante los repetidos casos de personajes vinculados al nefasto gobierno militar que pretenden formar parte de la vida democrática del país, organismos de derechos humanos como Familiares, Hermanos, Hijos y Madres Línea Fundadora exigieron en un comunicado que ningún genocida, funcionario y cómplice de la dictadura pueda ocupar cargos en el Estado.