Noticias

miércoles 16, mayo de 2007

Vuelven a brillar los colores del ex Deportivo Español

La semana pasada, la Corporación Buenos Aires Sur tomó posesión del predio del Club Social Español (ex Deportivo Español) ubicado en el Bajo Flores que permanecía clausurado desde el año 2003 tras la quiebra de la entidad.

El ministro de Producción y presidente de la Corporación Sur, Enrique Rodríguez, junto a representantes de la comisión directiva, y más de 3.000 socios y simpatizantes ingresaron al club y recorrieron las instalaciones en un acto cargado de sentimientos y emoción.

Después de atravesar una complicada situación patrimonial que llevó al club a la quiebra, a varios remates frustrados y hasta al cambio de nombre, los hinchas de Español recuperaron al club que en tantas oportunidades estuvieron a punto de perder.

El Gobierno porteño, a través de la Corporación Sur, adquirió el inmueble el pasado 30 de abril en subasta pública por un total de por $ 7.630.000. La oferta de la Ciudad superó a las cuatro empresas privadas y a los dos particulares que presentaron propuestas ante el Juzgado Comercial N° 2 a cargo de Juan Roberto Gariboto, que lleva la quiebra del club y realizó la subasta.

El predio de 14,5 hectáreas, ubicado en el Bajo Flores, posee, además del estadio Nueva España con capacidad para 32 mil espectadores, 7 canchas auxiliares de fútbol, 5 piletas de natación (una de ellas olímpica), 6 canchas de tenis de polvo de ladrillo, 2 gimnasios cubiertos con canchas de básquet, voley y handball, una cancha de hockey sobre patines, una cancha de sóftbol y béisbol, una pista de patín artístico, 4 canchas de paddle, 2 canchas de bochas y una de bowling, entre otras instalaciones.

Una vez que la Corporación Sur reactive el complejo, se destinará para uso público y se desarrollarán actividades sociales, culturales y recreativas. Además, en una segunda etapa se creará un Centro de Alto Rendimiento Deportivo con una clínica y un hotel para deportistas.

Por otra parte, se acordó con la comisión directiva que el equipo de fútbol que participa en la primera B Metropolitana pueda volver a jugar de local en su propio estadio los partidos oficiales y que los socios puedan utilizar las instalaciones una vez que sean reacondicionadas.