Noticias

miércoles 4, julio de 2007

Desalojo en Parque Patricios

Alerededor de 500 personas que habían montado sus precarias viviendas en un predio ubicado junto a la estación Buenos Aires de la ex línea Belgrano Sur, fueron desalojadas ayer por la mañana. El operativo, que incluyó a agentes de la Policía Federal, personal de la Guardia de Infantería y hasta carros hidrantes, comenzó antes del amanecer y concluyó cerca del mediodía, cuando fueron derribadas las últimas casillas.

El operativo comenzó poco antes de las 7 y fue dispuesto por el Juzgado Nacional de Primera Instancia Nº 9, a cargo de la jueza Emilia García, secretaría 17, de Inés Cunese, que ordenó desalojar un predio de 19 hectáreas perteneciente al Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe), en el que el Ferrocarril Belgrano Sur tiene la estación Buenos Aires Sur.

Los vecinos desarmaron las precarias casillas en las que vivían por sus propios medios, sin que intervinieran policías, aunque un hombre, disconforme con la amenazante presencia de la Guardia de Infantería, incendió las maderas que componían su vivienda en señal de protesta.

Las familias -la mayoría vecinas de la villa 21- habían comenzado la toma de los terrenos el 10 de abril. En aquel momento, la empresa de trenes había hecho la denuncia ante un juzgado federal y había advertido que si el asentamiento prosperaba tendrían que cambiar el recorrido del ramal y suspender el arribo de los trenes a esa terminal.

Además de las familias que tomaron los terrenos, hay otros actores en la misma zona de con flicto. Porque desde hace 40 años, en los antiguos galpones de la estación Buenos Aires, viven alrededor de 40 familias de ex ferroviarios. Ellos también habían impulsado el desalojo con sus protestas.

Desde la subsecretaría de Gestión Social y Desarrollo porteño informaron que a las familias desalojadas se les entregará un subsidio de $ 450 durante seis meses.

Los funcionarios judiciales que estuvieron presentes en el lugar dijeron que las pertenencias de las familias desalojadas serán trasladadas a un galpón del Onabe en el barrio de Liniers.