Noticias

jueves 29, mayo de 2008

Otra distinción para Susana Trimarco

La Legislatura porteña distinguió a Susana Trimarco de Verón como Personalidad destacada de los Derechos Humanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por su  “incansable lucha contra la trata de personas”.

A raíz de la iniciativa del diputado porteño Pablo Failde, se distinguió ayer a Susana Trimarco  como “Personalidad destacada de los Derechos Humanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” en un acto realizado en el Salón Dorado de la Legislatura.

Se destacó la “incansable lucha contra la trata de personas, como muestra de apoyo y en reconocimiento por su trabajo a favor de los derechos humanos, rescatando jóvenes de redes de prostitución y en la búsqueda de su hija Marita Verón, secuestrada hace seis años”.

La causa de Susana llevó a que varias Legislaturas provinciales y el Congreso de la Nación reconocieran su lucha e, inclusive, recibió la distinción de “Mujer coraje” en el Día Internacional de la Mujer, en la Casa Blanca de los Estados Unidos.
En el homenaje estuvieron presentes representantes de los Organismos de Derechos Humanos de todo el país.

Seguido al homenaje a Trimarco tuvo lugar la declaración de la serie “Vidas Robadas” como de “Interés Social”.  En el acto estuvieron presente los actores protagónicos de la tira: Facundo Arana y Soledad Silveyra. El proyecto había sido propuesto por el legislador porteño Juan Manuel Olmos, quien se encargó del discurso de apertura y fue secundado por la diputada de la ciudad, Inés Urdapilleta.

Ambos legisladores resaltaron en sus palabras la importancia de que “Vidas Robadas” haya puesto la trata de personas como tema central de la conversación cotidiana. Esto es porque hasta hace poco tiempo la cuestión era poco difundida y era general la ignorancia en cuanto a las condiciones sufridas por las víctimas de este crimen.

Urdapilleta sobre todo hizo énfasis en poner el foco en los consumidores del servicio de prostitución brindado por estas redes, que obliga a mujeres, menores y mayores, a ofrecer su cuerpo para lucro de quienes las manejan.