Noticias

miércoles 10, septiembre de 2008

Presentan un Proyecto de Ley de AnticoncepciĆ³n de Emergencia

La Diputada Sandra Rioboó (UCR) presentó un proyecto de ley sobre anticoncepción de emergencia que establece la distribución gratuita de la píldora del día después en los centros de salud.

El proyecto de ley, que se enmarca en Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, propone la distribución gratuita de las píldoras anticonceptivas de emergencia en los establecimientos médicos asistenciales a todas las pacientes que lo requieran y no dispongan de los recursos económicos necesarios para su adquisición.

La propuesta recoge los lineamientos principales del Decreto 418 presentado en 2006 por la entonces diputada por Santa Fe, Alicia Tate, con las modificaciones  planteadas en la Comisión de Salud.  Adhieren al proyecto los diputados del Frente para la Victoria, Diana Conti y Juan Sylvestre Begnis, presidente la  Comisión de Salud.

“En este caso particular, se trata de garantizar a la población  femenina con mayor grado de vulnerabilidad social el acceso a métodos que se encuentran disponibles en las farmacias para quienes pueden pagarlos. Implica avanzar en la apertura de oportunidades para quienes decidan ejercer su derecho personalísimo sobre el propio cuerpo y controlar en forma activa su sexualidad y su maternidad, permitiéndoles ejercer sus derechos sexuales y reproductivos en igualdad con quienes pueden pagar.”, señala la Diputada Rioboó en los fundamentos del proyecto.

Para los casos de violación, se establece que al momento de efectuarse la denuncia por parte de una mujer en condiciones de madurez reproductiva “la autoridad competente deberá derivar a la víctima al establecimiento de salud pública más cercano, donde se le suministrará información sobre anticoncepción de emergencia y, previo consentimiento por escrito y con la firma de la misma, se le administrará la píldora anticonceptiva de emergencia.”

Según la Organización Mundial de la Salud la anticoncepción de emergencia, "se refiere a métodos de respaldo que las mujeres pueden usar en caso de emergencia dentro de los primeros días posteriores a una relación sexual sin protección, con el objetivo de prevenir un embarazo no deseado."   La OMS recomienda la administración de una sola dosis de 1,5 mg de levonorgestrel.

Aunque, “la administración  oportuna, fácil y a bajo costo de la anticoncepción de emergencia dentro de las 120 posteriores a  la relación sexual sin protección puede reducir el índice de embarazos no deseados y de abortos", el acceso a la misma "sigue siendo limitado para la mayoría de las mujeres en todo el mundo".

Esta problemática tiene una incidencia directa con los elevados  índices de mortalidad materna a causa de las prácticas de abortos clandestinos,  cifra que se vuelve particularmente alarmante en contextos de alta vulnerabilidad social.

Uno de los mayores inconvenientes para masificar su utilización es la falta de información.   Por eso, el proyecto contempla un plan de comunicación a través de los proveedores de servicios de salud, campañas de comunicación y disponibilidad de PAE en farmacias y establecimientos médico asistenciales públicos y privados.

“Ante todo, se hace imprescindible evitar la confusión entre los métodos anticonceptivos de emergencia y los abortivos”, se remarca en los fundamentos del proyecto, "las PAE no son eficaces una vez que el proceso de implantación se ha iniciado y no provocarán un aborto, de hecho, los expertos creen que no hay daño para la mujer embarazada o para el feto si se usan píldoras anticonceptivas de emergencia inadvertidamente durante las primeras semanas de embarazo".

Por último, la norma dispone que  en los casos en que un profesional manifieste objeción de conciencia, el establecimiento de salud deberá suministrar la atención inmediata de otro médico que esté dispuesto a llevar a cabo el procedimiento de información y provisión previsto por la Ley.