Noticias

lunes 6, julio de 2009

Comenzó a funcionar el Polo Textil en Barracas

Luego de cuatro años de lucha contra el trabajo esclavo, la Cooperativa La Alameda y la Unión de Trabajadores Costureros (UTC)  pudieron plasmar su proyecto en un viejo depósito de la calle Melgar donde funcionará el nuevo Polo Texitl que albergará a más de 200 costureros.

El  miércoles 1° de julio, en el marco del día Internacional de los Derechos de los Trabajadores Inmigrantes, quedo formalmente inaugurado el Polo Textil de Barracas, un proyecto iniciado durante la gestión de Jorge Telerman entre el gobierno porteño y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), a través del Ministerio de Producción y la Corporación Buenos Aires Sur, con la participación de la Cooperativa La Alameda y la Unión de Trabajadores Costureros.

El depósito ubicado en la calle Melgar 56 a metros de Osvaldo Cruz, será el nuevo lugar de trabajo para unos 200 trabajadores textiles muchos de las cuales eran explotados en los talleres clandestinos que funcionaban en la Ciudad.

Durante la inauguración, Gustavo Vera, presidente de La Alameda, dijo: "El polo no nació de un repollo. Es producto de las luchas que fuimos dando. Pasó más de un año y medio para que Corporación del Sur lograra equipar el polo y su habilitación. A la par, el escrache a la fábrica del coreano que tenía a treinta compañeros esclavizados y los abogados que no cobraron un peso y siguieron la causa en la que Torres dio un fallo histórico.Gracias a la movilización, la organización de los costureros, el aporte militante de los abogados y el apoyo de los cartoneros es que logramos la planta que hoy inauguramos. Para que no haya ni esclavos, ni excluidos”

Es que luego del incendio en el taller clandestino de Caballito que terminó con la vida de seis niños y dos adultos, La Alameda y la UTC recopilaron un centenar de direcciones de talleres clandestinos en base a testimonios de los trabajadores y lograron presentar en mayo de 2006 un informe al Departamento de Asistencia a la Víctima de la Procuración General de la Nación y al Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos del Gobierno porteño.

La lucha emprendida por las agrupaciones de costureros consiguió que en setiembre de 2008 el Juez Federal Sergio Torres dicte una medida sin precedentes: la incautación de las máquinas, la apertura de un proceso penal al dueño de la marca y al tallerista de un taller en Parque Patricios que explotaba a unas 50 personas, en su mayoría bolivianos indocumentados y menores de edad.  Las máquinas incautadas fueron entregadas por el propio magistrado a las cooperativas del Polo Textil.

El nuevo espacio de trabajo no es sólo un importante paso en la dignificación del trabajo, sino que además, buscará generar un modelo de transformación de condiciones laborales con la participación conjunta del Gobierno de la Ciudad, el estado nacional y organizaciones no gubernamentales.

Con este objetivo, en el Centro Demostrativo de Indumentaria (CDI) se brindarán capacitaciones  para el oficio y  la gestión empresaria a un gran número de costureros agrupados en empresas cooperativas.