Noticias

lunes 7, diciembre de 2009

Un gran paso para la urbanizaciĆ³n de las villas 31 y 31 bis

La Legislatura aprobó por unanimidad el proyecto de  ley presentado por el presidente de la Comisión de Vivienda, Facundo Di Filippo, que establece un plan para la  urbanización de las villas 31 y 31 Bis que respeta el espacio público y la permanencia de los vecinos.
 

Con  54 votos a favor, la  Legislatura porteña aprobó la iniciativa presentada por el legislador de la Coalición Cívica, Facundo Di Filippo, a fines de 2008 que beneficiará a unas 30 mil personas que viven en el lugar. “Se trata del primer paso para concretar la esperanza de miles de vecinos de tener una solución adecuada a sus problemas habitacionales", indicó Di Filppo.

Basado en una investigación realizada por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) con los propios vecinos de la Villa 31 y 31 bis, el proyecto busca delinear un plan de urbanización que respete el espacio público y proteja los derechos de los vecinos.

Para ello, las acciones serán acordadas conjuntamente por una Mesa de Gestión y Planeamiento Multidisciplinaria y Participativa que tendrá un plazo de 180 días posteriores a la reglamentación de la ley por el gobierno porteño para entregar el proyecto finalizado.

Ramón Ojeda, vecino de la Villa 31 e integrante de la Mesa por la Radicación, aseguró: “Lo que queremos es vivir dignamente y para nosotros es un gran logro, una lucha de todos los vecinos. Marca un precedente histórico, pero es una lucha que continúa, aunque desde hoy (por el jueves pasado) tenemos una aval para poder discutir seriamente y solucionar los problemas que siempre fueron negados por los gobiernos”.

La mesa estará presidida por el titular de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña y contará con la participación de organismos del Ejecutivo Nacional, la Defensoría del Pueblo porteña, integrantes de la Cámara de Diputados, el equipo técnico de la UBA y delegado de los vecinos de la villa.

El plan incluye la realización de un censo poblacional para establecer el estado de las viviendas y el orden de prioridades  a la hora de las entregas, la regularización catastral y dominial de las viviendas. Se calcula que sólo un 30 por ciento de las casas deberán ser relocalizada dentro del predio para poder abrir calles e instalar servicios de infraestructura, aunque se aclara que no habrá desalojos forzosos.

En el artículo octavo de la ley se dispone que la puesta en marcha de la urbanización "no implicará desalojo alguno", mientras a "aquellos habitantes cuyas viviendas necesiten ser relocalizadas se les garantizará, en acuerdo con los mismos, una adecuada solución habitacional".

Al terminar la sesión, entre los festejos de los vecinos presentes en el recinto, el diputado Di Filippo, sostuvo “Espero que Macri no vete la ley, porque sería destruir la esperanza de miles de vecinos de lograr una solución adecuada a sus problemas habitacionales”.