Noticias

martes 5, enero de 2010

Por el olvido y el perdón

La iniciativa del secretario de Relaciones Institucionales del PRO, Diego Guelar, para “aministiar” a los represores de la última dictadura militar cerró el año en sintonía con las polémicas generadas por la gestión macrista durante 2009 y desató la reacción de todo el arco opositor.
 

El ex embajador menemista en Estados Unidos, sostuvo que es tiempo de “dar vuelta la página" y consideró que debe “existir una ley de amnistía” para finalizar con los juicios a militares que violaron los derechos humanos durante la última dictadura militar.

En declaraciones por Radio 10 reafirmó su postura y aseguró: “Lo que yo propuse es el desarrollo del área de derechos humanos en nuestro partido diferenciado del dato histórico del juicio a la dictadura. La polémica ya está instalada y es un tema importante de los próximos dos años, va a acompañar toda la campaña electoral”.

Sus declaraciones no sólo generaron el rechazo de los legisladores de la oposición y  los organismos de Derechos Humanos, sino también, el de sus propios compañeros de bloque que salieron a manifestar su repudio.  La diputada nacional Laura Alonso manifestó su rechazo ante la inciativa de Guelar: “Quiero manifestar públicamente mi absoluto repudio a todo tipo de amnistía vinculada a la violación de los derechos humanos durante la última dictadura militar. Se trata de la página más trágica de nuestra historia reciente que debemos recordar siempre”.

El secretario nacional de Unión Pro Jorge Macri, emitió un comunicado donde intentó marcar la distancia entre las declaraciones del ex funcionario menemista y la postura partidaria: “Desde el PRO no estamos avalando ninguna amnistía. Las posturas personales hay que sostenerlas solo y no como miembro del partido. Hay que tener cuidado con las opiniones cuando no se tiene el aval del partido. En este caso no sólo no tiene el aval partidario, sino que PRO rechaza una visión que avale una lógica de amnistía”.

Durante  una conferencia de prensa brindada ayer en Parque Patricios, Macri aclaró que se trata "de la posición de Guelar" y sostuvo que  "quienes hayan cometido cualquier tipo de homicidio deben pagar las consecuencias". 

Por su parte, los presidentes de los bloques Proyecto Sur, Fabio Basteiro, Igualdad Social, Martín Hourest y Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteiyn, solicitaron la renuncia de Guelar a la presidencia de la Fundación Banco Ciudad y sostuvieron que "La constante aparición de personajes de la talla de los renunciantes Fino Palacios o Abel Posse no es una casualidad, sino el resultado de una política sistemática antidemocrática del gobierno de Macri".

En el mismo comunicado aseguraron que "no creemos que sea la desprolijidad de un funcionario macrista, sino que son provocaciones en un escenario donde seguimos reclamando por los agravios a las baldosas conmemorativas de los desaparecidos, el robo de los archivos de las computadoras de la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense, y la aparición con vida de Jorge Julio López".

El abogado Rodolfo Yanzón, miembro de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, se sumó a las críticas contra la iniciativa del asesor macrista y advirtió que “una amplia ley de amnistía” implicaría deshacer los límites “entre la construcción de instituciones sólidas en un país democrático y la norma de la capucha, la picana, la desaparición y el atropello absoluto a la persona humana”. 

En ese sentido, sostuvo que "los crímenes cometidos por quienes usurparon el poder y utilizaron la estructura estatal para implementar la persecución y la eliminación de miles de personas, son los más graves cometidos en nuestro país y no tienen comparación", y señaló que quienes intentan perdonarlos "sólo buscan reivindicar esos crímenes”.