Noticias

lunes 11, enero de 2010

Colonias poco seguras en la Ciudad

La defensora adjunta del Pueblo de la ciudad, Graciela Muñiz, presentó el primer informe sobre el funcionamiento de las colonias de verano, entre las principales irregularidades que detectó en su recorrida inicial destacó: falta de higiene, de seguridad y de tareas para la prevención del dengue.
 

El martes pasado, un día después de la puesta en marcha de las  colonias de vacaciones en distintos polideportivos porteños, la defensora adjunta del Pueblo de la ciudad, Graciela Muñiz, inició su recorrida en seis de los trece predios que albergan a los 12 mil chicos de entre 4 y 12 años que concurren a las jornadas de verano organizadas por el Gobierno porteño.

En sólo tres días la funcionaria detectó que los lugares “no tienen las condiciones mínimas de higiene y seguridad para recibir a miles de chicos cada día”, y responsabilizó al subsecretario de Deportes, Francisco Irarrazábal, “por cualquier accidente que se produzca en alguna de las distintas colonias de verano que organiza el Gobierno porteño porque en muchos de los polideportivos que hemos inspeccionado hasta hoy no están dadas las garantías edilicias, de salubridad e higiene para que los casi 19.000 chicos que concurren día a día lo hagan con la tranquilidad que ellos y sus padres se merecen".

Pastos altos, “a la altura de las rodillas de niños de 6 y 7 años”, zanjas con agua estancada, obras sin terminar, juegos recreativos destruidos, falta de insumos en las salas médicas y graves problemas edilicios son algunos de los puntos denunciados por Muñiz. El informe con todas las  irregularidades detalladas predio por predio fue presentado ante el Ministerio de Desarrollo Económico, del cual depende la Subsecretaría de Deportes.

Entre los principales problemas que se denuncian, Muñiz hizo hincapié sobre el estado del Polideportivo Parque Pereyra, en especial, por la falta de higiene de la pileta que no estaría habilitada y  podría generar infecciones colectivas. Además se registró que el cableado eléctrico en columnas y paredes se expone peligrosamente para los niños.

En el Parque Chacabuco, donde concurren chicos con discapacidad, los acceso a los natatorios se encuentran repletos de basura y escombros; en el Polideportivo Colegiales, el comedor tiene capacidad para 300 niños, la mitad de los chicos que concurren diariamente y no cuenta con un sistema de ventilación adecuado.

Los consultorios médicos del Parque Sarmiento funcionan en contenedores de chapa, sin refrigeración, los vestuarios de los natatorios no tienen luz y los baños químicos son insuficientes para la cantidad de niños.

La funcionaria  resaltó que pese a la costosa campaña publicitaria de prevención del dengue que lleva adelante la Administración comunal, el descuido en los polideportivos enciende una alarma de atención ante la falta de coordinación para la prevención de esta enfermedad estacional en un lugar de alta concentración de chicos.

Y recordó que esta situación la reveló semanas antes del comienzo de la temporada: "Dimos las explicaciones y presentamos videos y fotos que reflejaban el deterioro de estos lugares de esparcimiento, pero si al menos el subsecretario de Deportes se hubiera tomado el trabajo de visitar cada uno de los escenarios que albergarían a los más de 19.000 chicos, esta situación hoy sería evitable".