Noticias

miércoles 21, septiembre de 2011

Olga Hammar es declarada personalidad Destacada de la Ciudad

La reconocida periodista y asistente social será distinguida esta tarde, a las 18, en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña por su incasable militancia por los derechos de las mujeres, a raíz de una iniciativa de la diputada de Diálogo por Buenos Aires, María Elena Naddeo.
 

Además de Naddeo, participarán del homenaje el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, las licenciadas María Rigat, de la Fundación Friedriech Ebert y Banca Ibalucía, decana del movimiento de mujeres.

A los 78 años, Olga Hammar mantiene intacto su compromiso con la militancia de género. Desde 2003, está al frente de la Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades entre Varones y Mujeres en el Mundo Laboral, que funciona en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

La historia de su lucha comenzó a fines de los 50, cuando decidió viajar a Cuba para sumarse a una compaña de alfabetización en Sierra Maestra. Por esas cosas de la vida, su avión no llegaría a destino y conocería a Jorge Hammar, quién se convertiría en su compañero de vida y padre de su único hijo. Juntos siguieron la ruta del Che hasta  Cuba y regresaron a Buenos Aires en 1962.

De nuevo en el país, Olga inició su militancia sindical vinculada a los gremios combativos. En 1975, se sumó a la Unión de Docentes Argentinos (UDA) hasta iniciada la dictadura, cuando se exilió junto a su pareja, en Suecia.

Durante su exilio, Hammar inició su formación en temas género. Junto a militantes chilenas y, con un enfoque dirigido prioritariamente al tema de los Derechos Humanos, funda y preside la Asociación Latinoamericana de Mujeres, desde donde llevarán a cabo campañas de solidaridad con las presas y desaparecidas de América Latina, que se extendieron a otros países de Europa y contaron con el apoyo permanente de organizaciones sindicales y de mujeres suecas.

También creó y dirigió la revista “MICAELA”, que publica artículos vinculados a la mujer, el exilio y la lucha de los pueblos de América Latina contra las dictaduras.

En 1984, con la vuelta a la democracia, regresa a la Argentina y con un grupo de mujeres en Buenos Aires crea la Fundación TIDO (1986), dedicada prioritariamente a los temas de la mujer trabajadora, su capacitación, la promoción de su organización, la lucha contra la pobreza y por la igualdad de oportunidades.