Noticias

lunes 12, diciembre de 2011

La Defensoría porteña denunció a un juez

Alicia Pierini denunció ante el Consejo de la Magistratura de la Nación a Facundo Cubas, a cargo del Juzgado Nº 49, por “mal desempeño” en un expediente en el que un policía federal mató a dos jóvenes de Lugano en 2009.

La titular de la Defensoría de la Ciudad consideró que el magistrado del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 49 demostró “falta de voluntad para investigar, aprobación del uso indiscriminado de la fuerza, credibilidad automática de la versión policial, flexibilidad a la hora de aplicar criterios de justificación del obrar policial y ausencia de protección y respeto de los derechos de las víctimas y sus familiares”.
 
Todo en el marco de una causa en la que se debía investigar el asesinato de dos jóvenes, expediente en el que tuvo participación la Defensoría.
Hace dos años, el 8 de julio, se conocía la noticia de la desaparición de Jonathan Lezcano (17 años) y Ezequiel Blanco (25). Ambos aparecieron con un tiro en la cabeza dos meses después.
 
El 7 de julio de 2009 Jonathan Lezcano estaba en un pasillo de la villa 20 charlando con Ezequiel Blanco y su primo, cuando de una moto de la comisaría 5º bajaron dos policías. Uno de ellos empezó a sacarle fotos con el celular y el otro le gritó: "Mirá que a vos ya te salvamos una vez, pero la próxima no. Vamos a ser tu sombra". Al día siguiente, Jonathan y Ezequiel subieron a un remís y no fueron vistos nunca más. Dos meses después la policía les avisó a sus padres que los chicos estaban enterrados en la Chacarita.
 
Las muertes se habrían producido el mismo día en manos del agente Daniel Santiago Veyga, sobreseído al justificar su accionar en la legítima defensa frente a un supuesto intento de robo con armas que no pudo ser probado.
 
El cuerpo de Lezcano fue enterrado como NN y el de Blanco bajo varios nombres potenciales, pese a que ambos eran argentinos, documentados y domiciliados en la Ciudad. Cuando sus familiares supieron de las muertes, el juez les negó el acceso al expediente y casi en simultáneo dictó el sobreseimiento del agente, además de negarles su presentación como parte querellante.

Respecto a los incumplimientos del juez, Pierini aseguró que “no hubo coincidencia en los relatos respecto de cómo fue la mecánica del hecho: El único testigo no declaró en sede judicial y no se acredita que las víctimas estuvieran armadas; no se ordenó ninguna medida de prueba; no se esperó ni reclamó pericia balística; no se apartó a la PFA para intervenir en la escena del crimen; no se le tomó al policía Veyga declaración indagatoria; no se intentó localizar a las familias de las víctimas y no permitió a los familiares actuar como querellantes”.

“Dos muertes violentas en manos de un agente de una fuerza de seguridad no deben ser abordadas con naturalidad. La gravedad del hecho exige un esfuerzo de investigación que permita determinar si la acción policial estuvo justificada o no”, finalizó la defensora.

Cubas es el mismo magistrado que, entre otras, le dictó una falta de mérito al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, en la causa iniciada por el accionar de la UCEP.