Noticias

lunes 17, febrero de 2014

Otra vez tristeza en el cuartel de Vuelta de Rocha

 

Facundo Ambrosi tenía 25 años y estaba internado en el Hospital Argerich con muchas fracturas en su cuerpo. Formaba parte del cuartel de bomberos voluntarios de Vuelta de Rocha, de La Boca. Provenía de una familia de bomberos, todos miembros del cuartel: su madre, un hermano y su padre, que había fallecido hace un año.

 

Otra vez tristeza en el cuartel de Vuelta de Rocha

 

El bombero voluntario Facundo Ambrosi tenía 25 años y estaba internado en el cuarto piso del Hospital Argerich con todo el cuerpo fracturado. Se había lesionado durante el combate al incendio del depósito de la empresa Iron Mountain, de Barracas. Hoy a las tres de la tarde falleció por “una mala evolución de los traumatismos que tenía”, confirmó a Infojus Noticias Daniel Condoleo, compañero de Ambrosi en el Cuartel de Bomberos de Vuelta de Rocha, de La Boca. Con su muerte, ya son diez las víctimas por el derrumbe.
 
Ambrosi dejó tres hijos: de 6 años, de 2 y un bebe de dos meses. Si bien Facundo tenía fracturas múltiples, su familia mantenía la esperanza: los médicos les habían dicho que la recuperación, en el caso de salir de la internación, le llevaría dos años.
 
“O estudias, o trabajas o te haces bombero”, le dijo a Facundo su papá, Ricardo, cuando él cumplió 13 años. Facundo fue bombero desde entonces.
A los 25 años, el 5 de febrero pasado, Facundo dejó su habitación en el segundo piso cuartel de la Asociación Vecinal y Bomberos Voluntarios “Vuelta de Rocha- Francisco Carbonari”, para ir a combatir las llamas del depósito de Iron Mountain, a diez cuadras de ahí. Llegó corriendo junto a su hermano Rodrigo, de 30, también bombero.
 
Desde hace casi un año, Facundo era el II Jefe del cuerpo de bomberos y primer oficial, detrás de John Olivares. El ascenso para ambos había llegado con la muerte de su padre Ricardo, el 18 de febrero del año pasado: hasta entonces él había comandado el cuartel ubicado sobre la calle Garibaldi, a pocas cuadras de Caminito.
 
Nora, la mamá de Facundo, es la II oficial del Cuerpo Operativo de Apoyo (CAO) del lugar. Vive a pocos metros de ahí, donde a los 16 años conoció a su marido. Fue en una fiesta que se hizo en el cuartel para recaudar fondos. Se enamoró de Ricardo y se casaron dos años después. Estuvieron juntos 33 años, hasta que él murió. Además de Facundo y Rodrigo tuvieron a Bárbara, la única que no quiso ser bombero de la familia.
 
La vida de Facundo pasaba dentro de ese galpón. Escuchaba música electrónica, de la que era fanático. Cuando salía lo hacía para ir a ver a alguno de sus hijos. O para ir a ensayar a la murga de Catalinas sur en la que era bombista. Todos lo definían como un tipo divertido, entrador y optimista. Nadie dudaba de que iba a poder con los dos años de recuperación que preveían los médicos.
 
El derrumbe ya se había llevado la vida de otro bombero de Vuelta de Rocha: Sebastián Campos. Su padre, Cacho, también era bombero. Esteban lo acompañaba de chico y "se crio adentro del cuartel”. “Era normal que le surgiera la vocación y el la llevaba adelante con mucha alegría", dijo. "Seba nos dejó una nietita de un año y medio, a la que cuando empiece a entender le contaremos que su papá era un pibe bueno, trabajador, responsable y buen hijo", dijo el padre. (Fuente: Infojus Noticias)