Noticias

martes 3, noviembre de 2015

Fijaron fecha para el inicio del juicio por el incendio del taller clandestino de Luis Viale

Después de 9 años de reclamos, el Tribunal Oral Número 5 fijó fecha para el juicio a Juan Manuel Correa y Luis Sillerico Condorí, responsables del taller ilegal incendiado en la calle Luis Viale 1269 en 2006, donde murieron 6 personas, cinco de ellas menores de 15 años.

Fijaron fecha para el inicio del juicio por el incendio del taller clandestino de Luis Viale

A raíz del incendio, ocurrido el 30 de marzo de 2006, perdieron su vida Juana Vilca Quispe, de 25 años y embarazada y los pequeños Rodrigo Quispe Carvajal, Luis Quispe Cornejo, Wilfredo Quispe Mendoza, Harry Rodríguez Gómez, Elías Mendoza Carvajal todos de entre 3 y 15 años.

Las víctimas quedaron atrapadas por el fuego luego de que una sobrecarga de la defectuosa instalación eléctrica desatara las llamas en la planta alta del edificio de Luis Viale 1269, donde vivían más de 60 costureros que trabajaban en el taller de la planta baja.

En el lugar se encontraron 37 máquinas de costura instaladas, además de diferentes artículos que evidenciaban que muchos de los trabajadores vivían allí junto a sus familias.

El Tribunal fijó las audiencias judiciales para el 18, 19, 20, 21 y 22 de abril y 9, 10 y 13 de mayo de 2016.

Durante estos años, los familiares de las víctimas y organizaciones de la comunidad boliviana, reclamaron también por el enjuiciamiento de los propietarios del taller y las autoridades del Gobierno porteño que tenían bajo su órbita el control y reglamentación de estos lugares. El taller contaba con permiso para que trabajen hasta cinco operarios; sin embargo, la cifra de costureros ascendía a cuarenta, a lo que se sumaban veinticinco niños que convivían con los trabajadores. 

Myriam Carsen, abogada de los padres de una de las víctimas fatales y sobrevivientes del incendio, había expresado que “si bien consideramos que los imputados eran partícipes, queremos que se impute también a Jaime Gueiler y Daniel Fischberg, los dos empresarios dueños del taller, quienes hasta el momento ni siquiera han sido citados a declarar, así como a funcionarios y policías que ignoraron las reiteradas denuncias de un vecino del barrio”.