Noticias

martes 10, mayo de 2016

El Cordobés

A quienes lo conocen no los sorprendió. No es la primera vez que Rodolfo Manuel Corzo patotea o manda a patotear. Sucedió en una de las últimas reuniones de Consejo Comunal (allá por 2013) cuando no le tembló el pulso para amenazar a una mujer que le pedía explicaciones al jefe de la Comuna sobre su ausencia en incendios. Tampoco se puso colorado cuando para evitar quedar afuera en una interna del PJ le rompió la mandíbula a la esposa de Norberto Godoy. 

“Hace rato que el Cordobés trabaja declaradamente para Macri. Él no lo niega, todo el barrio lo sabe”, asegura el ex director del CGP3 Daniel Portas. Pero la historia de Corzo no comienza con el macrismo ni con su puesto como Agente de Poder de Policía de la Comuna 4 en el que está desde julio de 2012. Allí llegó en julio de 2012 transferido desde la Dirección General de Custodia y Seguridad de Bienes. Durante la gestión de Aníbal Ibarra también fue inspector hasta que Silvana Giúdici se encargó del área de control y pidió su pase.
 
De aquella época Portas atesora una anécdota: “Un día Corzo me vino a ver porque le habían dicho que un peronista había reemplazado a un radical en el CGP. A la salida de mi oficina se cruza con un comerciante de Barracas que esperaba reunirse conmigo por el tema del tránsito pesado. Al entrar el comerciante me dijo: ‘Portas, que no lo vean con ese tipo. Fue el recaudador de los inspectores de la municipalidad, nos sacaba la plata aún en épocas donde no vendíamos ni un caramelo y si no pagabas, te clausuraban’".
 
En 2014, en las últimas internas para encabezar el PJ en la Comuna 4 la mujer de Corzo, Alicia Gariglio, encabezó la lista 67 apadrinada por Víctor Santa María, actual presidente del PJ Capital, secretario general del SUTERH y titular del Sportivo Barracas (con camiseta de este club estaba uno de los miembros de la patota repartiendo sillazos). Gariglio perdió. El ganador fue Carlos Milanesi. Volvió a intentarlo en 2015 cuando se votaron los nuevos comuneros. También de la mano de Santa María, encabezó la lista “Justicia Social” pero volvió a quedar afuera. El que entró y actualmente es comunero fue el segundo de esa lista, Ricardo Sole.
 
Mientras su mujer se postulaba para ser comunera por el PJ, Corzo coordinaba la seguridad de las caminatas de campaña de Horacio Rodríguez Larreta en La Boca. 

Además de ser empleado de planta permanente del Gobierno porteño desde hace más de dos décadas (tiene 59 años), el Cordobés administra un comedor y centro de jubilados en La Boca, a metros de los terrenos de Casa Amarilla que acaba de comprar el Club Boca Jrs. “El Cordobés es mano de obra de todos los que gobiernan la Ciudad”, resumen quienes lo conocen.