Noticias

miércoles 5, abril de 2017

Piden explicaciones al Gobierno porteño por la compra de armamento antidisturbios

El legislador Gabriel Fuks solicitó un pedido de informe al Ejecutivo porteño para que explique su la  compra de nuevo equipamiento antidisturbios para la Policía de la Ciudad, en  especial las armas “less lethal” -menos letales- de calibre 68, objetadas en el mundo por su peligrosidad. 

 

Piden explicaciones al Gobierno porteo por la compra de armamento antidisturbios

El 3 de febrero  el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, a cargo de Martín Ocampo, llamó a licitación para comprar “equipamiento antidisturbio”, según consta en el Boletín Oficial.  La licitación incluye 100 carabinas, 60.000 municiones, fusiles de asalto, cascos, escudos, protectores, chalecos.  Sin embargo, el diputado del bloque Corriente Nacional de La Militancia   se interesó especialmente en la compra de 200 “lanzadores less lethal weapon”, definidos como armamento “Calibre 68 para control de disturbios y neutralización de sospechosos violentos, sistema de aire comprimido, sistema de alimentación por cargador removible, 50 metros de alcance efectivo, alcance máximo de 100 metros, munición frangible estabilizada y sistema de mira holográfica  graduada”.

Esas armas se suelen utilizar para controlar manifestaciones públicas o movilizaciones masivas.  Buscan incapacitar y paralizar sin producir una herida de muerte, por lo que pueden usarse armas del tipo “Paintball” o incluso gas lacrimógeno.

El legislador Fuks solicitó un pedido al Ejecutivo para que aclaren  “qué tipo de arma se trata y bajo qué protocolo anti disturbio está pensado ser utilizada”. “Según la Ley N° 5688, que reglamenta el uso racional de armas de fuego por parte de las fuerzas, no autoriza la utilización de armas -ni letales, ni menos letales- por parte de efectivos que estén en contacto directo con ciudadanos, como sucede en las protestas”, agregó.
 
Por su parte, el Observatorio de Derechos Humanos (ODH) advirtió que  “la Red Internacional de Organizaciones por los Derechos Civiles (INCLO) y Physicians for Human Rights (PHR) han realizado una investigación pormenorizada de estas armas y sus consecuencias en la salud, poco conocidas hasta ahora. El uso indebido de las armas “menos letales” y las preocupaciones que esto genera en materia de derechos humanos son resultado de un conjunto de factores, entre los cuales se destacan: ausencia de normas o procedimientos internacionales acerca de su uso; insuficientes instancias de evaluación, capacitación y procedimientos; una industria que crece aceleradamente; y falta de responsabilidad y rendición de cuentas por parte de quienes deben portarlas”, agregaron. 
 
Fuente: Diario Z