Noticias

miércoles 14, marzo de 2018

La Corte vuelve a dejar afuera a los vecinos de sirga

Hoy miércoles desde las 10, en la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Talcahuano 550), se realizará una nueva audiencia en el marco de la causa “Mendoza”. Al igual que ocurrió en la última audiencia celebrada en 2016, los afectados directos de la contaminación no serán escuchados.  

La Corte vuelve a dejar afuera a los vecinos de sirga

Este miércoles se realizará una nueva audiencia en el marco de la causa “Mendoza” que en el año 2008 condenó al  ACUMAR, el Estado Nacional, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad, ordenando la recomposición del daño ambiental en la cuenca Matanza-Riachuelo y fijó entre sus objetivos “la mejora de la calidad de vida” de las personas que viven en la cuenca.

Al igual que ocurrió en la última audiencia celebrada en 2016, y pese al pedido cursado por los afectados directos de la contaminación y el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, el máximo tribunal decidió no escuchar a los vecinos y delegados de las villas y asentamientos que viven sobre la costa del riachuelo y son los principales afectados de la contaminación. 

“Los vecinos siguen sin ser parte del proceso de relocalización y sus derechos continúan siendo vulnerados. La Defensa Pública planteó que uno de los desafíos más importantes en esta causa es procurar la participación efectiva, directa y real de todos aquellos que resulten afectados en su calidad de vida”, señaló el Defensor Adjunto de la Ciudad, Luis Duacastella.
 
Además, recordó que “los vecinos organizados tienen derecho a efectuar consultas y reclamos que permitan la construcción de diálogos en la planificación y ejecución de políticas públicas. Ellos, desde siempre, fuero parte de la solución y no del problema”.
 
A casi diez años de la sentencia de Corte, restan relocalizar  más de 1.265 de las casi 2084 familias afectadas por la relocalización producto de la liberación del camino de sirga, lo que implica que se ha avanzado solo en un 35%. En la villa 21-24 lleva más de 2 años sin relocalizaciones y es probable que este año tampoco existan relocalización solo se han reparado- y mal- 8 viviendas de las cientos que lo necesitan de manera urgente, las urbanizaciones del Pueblito y Magaldi se encuentran detenidas desde el año 2011, todavía no se inicio la construcción de ninguno de las soluciones habitacionales para el barrio Lamadrid. Los vecinos ya relocalizados siguen viviendo en riesgo y muchas de las viviendas entregadas no reúnen requisitos de vivienda digna, por ejemplo el Complejo Urbano Mugica donde fueron trasladadas familias sigue en situación de riesgo alto, según la propia ACUMAR; sin que exista a la fecha un conjunto de acciones públicas destinas a superar ese riesgo producto de la propia política de relocalización.
 
No hay un plan con acciones concreta para avanzar en la reducción de esos riesgo y en la reducción de daños y la mejora de la calidad de vida de la población.
 
De los 632 barrios populares afectados identificados en el mapa de riesgo, 231 se encuentran en riesgo alto o muy alto no obstante lo cual respecto a 189 de ellos no existen planes en el marco de la causa. Entre ellas está el sector de la villa 21-24 fuera del camino de sirga. Inclusive, muchos de los barrios han pasado todo el verano sin acceso al agua.
 
Lamentablemente estos incumplimientos, se ven reforzados en la audiencia por la ausencia de los afectados directos y sus defensores, quienes sufren la parte más grave del daño ambiental y no tendrán la oportunidad de expresarle a la Corte su realidad, sus problemáticas y las deficiencias de las política públicas adoptadas a consecuencia del fallo.
 
Los afectados siguen reclamando que nada puede “Hacerse sobre nosotros sin nosotros” y que no son parte del problema sino parte de la solución.