Noticias

martes 22, mayo de 2018

Represión y paro total en el subte

La medida arrancará a partir de las 12 en respuesta a la represión desatada esta mañana por la Policía de La Ciudad contra los trabajadores mientras realizaban una medida de fuerza en las Líneas E y H. La policía intentó desalojar la estación Las Heras con balas de goma y gas pimienta.  Detuvieron a 20 trabajadores entre los que se encuentra el secretario de la Asociación Gremial de los Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP), Néstor Segovia.

Represin y paro total en el subte

El paro total del servicio en las líneas E y H había sido convocado hasta las 12 del mediodía en el marco de un plan de medidas iniciado hace varias semanas, en repudio al aumento paritario del 15 por ciento pautado por Metrovías y la UTA. Sin embargo, el Gobierno porteño intentó sabotear la medida y envió a la policía a desalojar los andenes a los golpes y con balas de goma.

 
“Estamos rodeados por la policía. Hubo incidentes, empujones y balazos de goma. Lo que están tratando de hacer es aberrante, porque están intentado impedir que usemos nuestro derecho constitucional a protestar y hacer huelga. Nos están queriendo sacar de nuestros puestos de trabajo a la fuerza”, sostuvo el metrodelegado, Claudio Dellacarbonara.
 
El plan de acción es en rechazo del acuerdo paritario salarial de 15,02 por ciento entre el Gobierno, la concesionaria Metrovías y la UTA, y las más de 100 suspensiones a los trabajadores que, desde el 23 de abril, participan en las protestas.
 
La empresa Metrovías, concesionaria del servicio, aclaró que "los telegramas de suspensión ya ascienden a 114" y están originados en lo que califica como "acciones ilegales tales como la ocupación de instalaciones, apertura de puertas de emergencia y/o la liberación de molinetes". En el texto advirtió que "en caso de reiterar esta inconductas laborales, las mismas darán lugar a sanciones más severas".
 
Dellecarbonara recapituló las medidas que la empresa y el Gobierno porteño vienen tomando contra los trabajadores, desde la quita de la personería civil, la negociación paritaria a la baja y a espaldas del gremio y  los telegramas de despidos.  Sostuvo que   “lo de hoy fue un salto. Militarizaron las estaciones con represión, demorando compañeros y queriendo impedir nuestro derecho constitucional. Pero les dejamos el mensaje bien claro de que seguiremos más firmes que nunca en nuestra lucha”.