Noticias

lunes 30, julio de 2018

Cultura a la intemperie

Un piano al aire libre, libros fuera de sus estantes, el área de Boca Cultura está sufriendo cambios y vecinos y socios del club se inquietaron ante el rumor de su cierre. Libros incunables y ausencia de catálogos, pinturas y fotografías de la historia del barrio. Hermetismo por parte de las autoridades.

Por María Sucarrat 

Cultura a la intemperie

Las fotos empezaron a llegar a la redacción de Sur Capitalino. Un piano de cola a la intemperie, cientos de cajas y la preocupación por un inminente cierre del área Cultura del Club Boca Junior. “Si me quedo en el club, es porque Cultura es la mejor parte que tiene la institución”, dice un socio que prefiere no dar su nombre. “Es un despropósito si la quieren cerrar, es lo poco rescatable que queda”. Cerca del departamento de Cultura, en el playón, se armó una especie de carpa donde se brindan las actividades como inglés y apoyo escolar, que desde hace poco más de un año dejaron de ser abiertas a la comunidad y funcionan sólo para los asociados. Debajo de ella se encuentran las cajas con los libros. El piano no corrió la misma suerte. Ni siquiera los empleados saben para qué están desmantelando la sala. Solamente se les comunicó que “se está remodelando”. “No se sabe el destino de la biblioteca. No se sabe a dónde va a ir, ni siquiera si están en las cajas las cosas importantes que había, documentos y fotos de la historia del club y del barrio, cuadros de pintores de La Boca, no se sabe nada de eso, viste”, cuenta un vecino. A eso se suma otro dato: muchos socios salieron del club con libros que les regalaron cuando fueron a la sede a realizar alguna actividad. Este diario intentó comunicarse con Juan Carlos Falchi, vocal responsable del área de Cultura. Es curioso: como si fuera la sede de alguna fuerza de seguridad, los operadores que reciben las llamadas de cualquier persona que no es asociada al club, exigen el número de Documento Nacional de Identidad para dar curso a la comunicación. “¡Cómo intimidan”, se lamenta un socio. “¡Mamita! Es una vergüenza”, dice otro. Sólo por trascendidos, pudo conocerse que las autoridades dicen que se trata de una remodelación aunque nadie explicó el destino de libros, cuadros, catálogos y otros elementos que conformaban la sala. También se supo que el área que ocupaba Cultura pasará a ser una oficina administrativa. ¿Será que todas esas cajas viajaron a Corrientes para participar en la 8va Feria Provincial del Libro?