Noticias

viernes 9, noviembre de 2018

Muerte y desidia en Chaco

Una nena de 13 años murió el martes pasado luego de que se le practicara una cesárea de urgencia.  La niña perteneciente a la comunidad wichi y residente en El Sauzal padecía de desnutrición crónica, anemia, neumonía y tenía un embarazo de 32 semanas.  Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto llamaron a concentrar hoy a las 11 en la casa de la Provincia de Chaco, Av. Callao 322, para exigir la aplicación de la Ley de Salud Sexual Integral.

 

Muerte y desidia en Chaco

La pequeña fue ingresada al Hospital Perrando de la capital provincial con un cuadro gravísimo: neumonía, anemia, desnutrición crónica y una infección generalizada.  En ese momento, se descubrió que llevaba 28 semanas de gestación producto de una violación y se le practicó una cesárea para intentar salvarlos a ambos. Sin embargo, el bebé pesaba tan sólo 1.300 gramos y falleció a las pocas horas y cinco días después se informó la muerte de la niña.

“Expresamos repudio, preocupación y alarma ante el conocimiento de la situación de tortura, violencia sistemática y vulneración de derechos de parte del Estado, sus instituciones y funcionarios/as sobre una niña de 13 años que fue internada en el Hospital Perrando de Chaco”, detallaron en un comunicado.

“Hoy denunciamos que el Estado no garantizo el acceso igualitario a la salud, a la alimentación adecuada , ni el derecho a una educación sexual integral que permitiera a la niña identificar signos de abuso; denunciamos la decisión política del Estado que promueve la discriminación en las niñas y adolescentes, sobre todo de quienes provienen de las comunidades más vulneradas económicamente”, agregaron.
 
“Cuando exigimos ¡que sea ley! queremos también terminar con la naturalización de estas historias, en las que una niña es violentada por machos, forzada y torturada socialmente a continuar una gestación y a parir por el sistema médico hegemónico, lo que significa por un lado poner en riesgo su salud y su vida. Y por el otro someterla a la tutela de un Estado que le arrebata todo principio de autonomía sobre su cuerpo”, concluyeron.
 
Algunas cifras de la situación en Chaco: el 23,6% de las embarazadas es una niña o adolescente, unos seis puntos arriba del promedio nacional. De ellas, el 56,6% quedó embarazada de forma no intencional o producto de una violación. Además, tiene una de las más altas tasas de muerte materna: en lo que va del año, ya murieron más de 15 mujeres gestantes, según Unicef.