Noticias

lunes 11, marzo de 2019

La brutalidad como única norma

La policía de la Ciudad reprimió ayer a las y los artesanos que se manifestaban en la calle Defensa para reclamar por sus fuentes de trabajo tras haber sido echados de la feria hace dos meses por un acuerdo que firmó el Gobierno de la Ciudad a espaldas de los feriantes. Hay al menos 18 personas detenidas. 

La brutalidad como nica norma

La represión arrancó durante el mediodía del domingo, cuando Artesanxs Unidxs realizaba una protesta pacífica “con bombos, redoblantes y canciones” sobre la calle Defensa al 1000. La policía comenzó a golpearlos y perseguirlos en una cacería que terminó con heridos y 18 personas detenidas.

Desde principios de año, artesanas y artesanos de la histórica feria de San Telmo denuncian que están siendo “avasalladxs como consecuencia de la presión que ejercen los sectores más privilegiados de la zona, representados por los anticuarios”.

El domingo 3 de febrero la Policía de la Ciudad impidió con gas pimienta que las y los artesanos pudieran trabajar sobre la calle Defensa.  La zona permanece llena de policías desde hace semanas. “Esta es la décima semana que no podemos trabajar”, dijo a Página 12 Asunción Prado, artesana ceramista e integrante de Artesanxs Unidxs de la calle Defensa.

El conflicto lleva varios meses, a fines del año pasado el gobierno decidió “ordenar” el sector y “reubicar” los puestos en la calle Defensa al 700, donde ya trabajaban otros feriantes. En rechazo, feriantes protestan con bombos y redoblantes todos los domingos y denuncian que el gobierno porteño quiere impulsar un proyecto inmobiliario en Defensa al 1000.
 
Los detenidos fueron repartidos en las alcaidías de Lugano, Barracas y Floresta que dispone la Justicia Penal Contravencional y de Faltas, un fuero creado por la gestión de Mauricio Macri como jefe de gobierno porteño y que pone la lupa sobre las movilizaciones y protestas.
 
La titular de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), María del Carmen Verdú, advirtió que las personas arrestadas “llevan más de 12 horas (detenidas) por un delito de resistencia a la autoridad que no es carcelable”.