Noticias

martes 16, abril de 2019

Contenedores “anti pobres”

En medio de un contexto de crisis económica y alarmante aumento de la pobreza y la indigencia, el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta instaló 18 contenedores “inteligentes” en la avenida Corrientes para “evitar que la gente se meta y saque basura”.

 

Contenedores anti pobres

Los nuevos contenedores tienen un sensor que únicamente se abre con unas tarjetas magnéticas que están en manos de aquellas personas que residen sobre la avenida Corrientes. Cuando un vecino quiere abrir la tapa del contenedor, debe apretar un botón y apoyar la tarjeta en un lector que hace que se destrabe.

Si bien estos contenedores magnéticos fueron instalados sólo en la avenida Corrientes, Eduardo Macchiavelli, ministro de Espacio Público,  aseguró que si “esto funciona, posiblemente vayamos progresivamente a todos los contenedores para cambiarlos por los contenedores easy”.

El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, defendió el proyecto al asegurar que "el objetivo es tener una ciudad más limpia" y que los recuperadores urbanos "se las rebuscan en los contenedores verdes y en otros barrios. Sin embargo, el dirigente del Frente Patria Grande -CTEP, Juan Grabois criticó duramente la propuesta.
 
"Los contenedores inteligentes de la Ciudad van a durar 10 minutos. La gente los va a romper por desesperación para comer. Al que se le ocurrió la idea es un imbécil", sentenció.
 
En tanto, las cooperativas de cartoneros que operan en la ciudad de Buenos Aires tomaron la medida como un ataque directo y convocaron a una marcha en repudio. 
 
"Estos contenedores son un ataque al trabajo de los miles de cartoneros que buscan material para reciclar y es, a la vez, una medida totalmente discriminatoria que busca esconder el problema de la pobreza en lugar de resolverlo", sostiene un comunicado difundido por las cooperativas El Álamo y El Ceibo.
 
En los tres años que lleva Horacio Rodríguez Larreta al frente del Ejecutivo porteño, el número de indigentes en la ciudad se duplicó y pasó de 100.000 personas a 204.000 en 2018, según la propia Dirección de Estadísticas y Censos porteño.