Noticias

lunes 27, mayo de 2019

La mortalidad infantil baja en Santa Cruz y aumenta en la Ciudad de Buenos Aires

En este artículo, Daniel Radduso, Licenciado en Ciencia Política, compara aspectos de los modelos de gobierno de Alicia Kirchner y de Horacio Rodríguez Larreta, a partir del análisis de la evolución de la Tasa de Mortalidad Infantil (TMI) en el trienio 2015-2017. 

La mortalidad infantil baja en Santa Cruz y aumenta en la Ciudad de Buenos Aires

Las comparaciones son siempre odiosas, aunque su uso metódico es conveniente para analizar escenarios, observar alternativas y proyectar horizontes de acción. En el campo de las políticas públicas el método comparativo contribuye a la reflexión sobre los modelos de gestión y la evaluación de impacto de la intervención estatal.

 
En este artículo comparamos aspectos de los modelos de gobierno de la Dra. Alicia Kirchner, Gobernadora de Santa Cruz, y del Lic. Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno porteño, a partir del análisis de la evolución de la Tasa de Mortalidad Infantil (TMI) en el trienio 2015-2017. Luego se analiza el impacto positivo de la atención primaria de la salud y se propone, para la Ciudad, un nuevo acuerdo institucional que propenda la articulación entre el sistema de salud y los órganos Comunales.
 
Cabe aclarar que la TMI mide la intensidad de la mortalidad infantil durante el primer año de vida y representa uno de los indicadores más importantes de una comunidad en materia de salud públic[1].
 
La Ministra de Salud y Ambiente de la Provincia de Santa Cruz, Rocío García, informó[2] recientemente que la Tasa de Mortalidad Infantil santacruceña descendió 2,5% entre 2016 y 2017. Esto significa que, desde el inicio de la gestión de la Dra. Kirchner, la tasa descendió desde el 10,9% en 2015 al 6,7% en 2017, lo que representa una reducción relativa del 39% de acuerdo con datos elaborados por la Dirección de Estadística e Información de Salud (DEIS)[3] dependiente del Ministerio de Salud y Desarrollo Social.
 
Del otro lado, los datos de la Dirección de Estadísticas y Censos del GCBA[4] revelan un escenario menos alentador para la CABA. Durante el período 2016-2017 la tasa se redujo un 0,5%, sin embargo la evolución del período 2015-2017 implicó un aumento de la mortalidad infantil desde el 6% al 6,7%. En consecuencia, durante este trienio los infantes porteños incrementaron su mortalidad relativa en un 11%.
 
En el gráfico observamos que ambos gobiernos alcanzaron en el año 2017 una TMI del 6,7% aunque la mejora en la tendencia del gobierno santacruceño contrasta con la tendencia moderada del gobierno de Larreta. Entonces, ¿cómo se explican estas disímiles trayectorias?.
 
Modelos de gestión e impacto social. El impacto positivo de las políticas de atención primaria de la salud.
 
Desde el gobierno de la Dra. Kirchner asociaron el mejoramiento de los indicadores con la implementación de “políticas de abordaje sanitario territorial” y la implementación de acciones focalizadas en materia de niñez y crianza de los recién nacidos. Al respecto, la Ministra García señaló que durante su gestión se aplicaron 196.000 mil vacunas entre los distintos centros de salud y hospitales, realizaron controles de niños sanos, y entregaron las leches requeridas, lo que “determinó que hoy podamos decir que bajamos cuatro puntos la mortalidad infantil”.
 
En el caso del sistema de salud de la Ciudad de Buenos Aires, un reciente estudio realizado por la Fundación Soberanía Sanitaria, denunció el "deterioro del primer nivel de atención”. El informe “Una década de deterioro del sistema de salud porteño” indica que desde “2007 a 2015 (último dato disponible), se ha reducido el número de consultas en los CESAC pasando de alrededor de 900 mil consultas (...) a las cerca de 700 mil en 2015”[5]. Además, indica que las consultas externas en los CESAC han perdido participación, pasando del 8,02% en 2012 al 7,2% en 2015.
 
Al respecto, la Secretaría de Salud de Nación informó que la disminución de la tasa de la mortalidad infantil alcanzada a nivel nacional en el año 2017 “fue atribuible principalmente a la disminución de la tasa de mortalidad postneonatal (período entre el segundo mes y el año de vida) ya que la neonatal (período primer mes de vida) no presentó cambios”[6]. Además, aclaró que las mejoras se debieron a la disminución de las enfermedades respiratorias y otras dolencias, cuya prevención está asociada a la intervención de efectores sanitarios de proximidad y de atención primaria.
 
El despliegue territorial del sistema de salud forma parte de un modelo de gestión que propone la proximidad entre las necesidades de la población y la intervención del Estado. Este modelo tuvo un impacto positivo en la tasa de la mortalidad infantil en el caso de la provincia de Santa Cruz. La gestión de la Ciudad de Buenos Aires se diferencia en ambos aspectos, lo que permite señalar causalidades entre el repliegue estatal y la tendencia moderada de los indicadores sociales.
 
Hacia un acuerdo institucional que involucre al sistema de salud y las Comunas.
 
Ante la urgente necesidad de mejorar la salud pública de la Ciudad de Buenos Aires, se propone potenciar el vínculo entre el sistema de salud y los órganos comunales porteños. Éstas representan, de acuerdo con la Constitución local, la institución apropiada para la gestión local de las políticas públicas y la promoción de la participación ciudadana.
 
Cabe mencionar que la Salud no es una competencia exclusiva de las Comunas y corresponde a la Ciudad garantizar un proyecto común a nivel subnacional compensando las desigualdades entre los distintos barrios y regiones. Además, actualmente existen divergencias entre los “fronteras” comunales y los límites de las regiones programáticas que organizan el sistema de salud porteño.
 
Sin embargo, aquí se propone construir nuevo acuerdo institucional que promueva la planificación y la gestión territorial / local de los servicios de salud, a través de la articulación de las áreas programáticas y los órganos de las Comunas de las Ciudad, lo que implica la elaboración nuevos espacios de trabajo con los actores institucionales involucrados.
 
Acuerdos de esta naturaleza permitirán una mayor revitalización y legitimación de las prestaciones de la Atención Primaria, estimulando una mayor adecuación de los objetivos de los equipos de salud así como la promoción la participación ciudadana en asuntos sanitarios.


[1] Se calcula haciendo el cociente entre el número de muertes de menores de un año en un período y el total de nacidos vivos del mismo período, por mil.
[2]“La baja de la mortalidad infantil es resultado de la construcción de cada uno de ustedes y de cada uno de los trabajadores de la salud”. 20/12/18. Santa Cruz (sitio oficial del gobierno de Santa Cruz). Recuperado de http://www.santacruz.gob.ar/incluye/la-baja-de-la-mortalidad-infantil-es-el-resultado-de-la-construccion-de-cada-uno-de-ustedes/
 
[3] La DEIS publica anuarios con el resumen de indicadores básicos desde el año 1996 a la actualidad. A continuación el acceso: http://www.deis.msal.gov.ar/index.php/indicadores-basicos/
[4] Disminuyó la tasa de mortalidad infantil en la Ciudad. 24/05/18. Buenos Aires. Recuperado de https://www.buenosaires.gob.ar/noticias/disminuyo-la-tasa-de-mortalidad-infantil-en-la-ciudad
[5] Una de?cada de deterioro del sistema de salud porten?o. 12/05/19. Fundación Soberanía Sanitaria. Recuperado de http://soberaniasanitaria.org.ar/wp/una-decada-de-deterioro-del-sistema-de-salud/
[6] Argentina logró importante descenso de la mortalidad infantil y materna. 28/02/19. Argentina.gob.ar. (sitio oficial del gobierno Argentino). Recuperado de https://www.argentina.gob.ar/noticias/argentina-logro-importante-descenso-de-la-mortalidad-infantil-y-materna