Noticias

sábado 6, julio de 2019

7251 personas viven en la calle en la ciudad

Se conocieron los datos del segundo Censo Popular de Personas en Situación de Calle que realizaron durante el mes de abril sesenta organizaciones junto con el Ministerio Público de la Defensa.  Los números son más que alarmantes y desmienten la cifra oficial de 1146 personas que dio a conocer el Gobierno porteño. 

 

7251 personas viven en la calle en la ciudad

Cientos de voluntarios recorrieron las calles de la ciudad entre el 25 y el 28 de abril para relevar los números de la exclusión que son cada vez más difíciles de ocultar en la ciudad donde todos los días más gente es expulsada a la calle por la profundización de la crisis económica.

De las 7251 personas en situación de calle censadas en 2019, 1600 están en esta situación por primera vez este año, 871 son niñes y adolescentes (16%), de les adultes el 80% es varón, el 19%, mujer y 1% restante declaró ser trans/travesti (42 personas). Además, se relevaron 40 embarazadas. Los principales motivos por los que estas personas pasaron a estar en situación de calle son: pérdida del empleo, expulsión de la vivienda y separación de la pareja.

Los datos muestran un incremento del 23% respecto del primer censo, que se realizó en 2017. 
 
Entre las organizaciones que participaron se encuentran: la Defensoría del Pueblo de la Capital Federal, Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Ministerio Público de la Defensa porteño, y Proyecto 7. Gente en situación de calle, entre otras.
 
“El relevamiento muestra que las personas en situación de calle no son una prioridad para el gobierno desde hace años, lo que convierte esta situación en un problema estructural, que exige políticas estructurales, no sólo paliativas”, aseguró el defensor general de la Ciudad, Horacio Corti, para quien “las respuestas que da el gobierno son insuficientes”. Y también criticó la metodología del censo oficial: “El gobierno no cumple con la ley y no hace correctamente los relevamientos, por lo tanto no cuenta con la información y con el conocimiento necesario para construir políticas públicas adecuadas. Otro indicador más de que estas personas no son una prioridad para ellos”.
 
Fuente: Página 12