Noticias

viernes 30, agosto de 2019

Para enfrentar el hambre

Movimientos sociales y sindicatos marcharon una vez más al Ministerio de Desarrollo Social para exigirle al Gobierno que declare la emergencia alimentaria y un bono para los trabajadores de la economía informal.

 

Para enfrentar el hambre

Desde la mañana, las columnas de manifestantes convocados por  la CTEP, Somos Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa y el Frente Darío Santillán, comenzaron a concentrarse en varios puntos del centro porteño para concentrarse en la puerta de la cartera conducida por Carolina Stanley.

La manifestación tuvo reclamos concretos: la declaración de emergencia alimentaria; el aumento del Salario Social Complementario en la misma proporción que el salario mínimo, vital y móvil; el aumento de las jubilaciones y pensiones; un mayor presupuesto para comedores escolares y merenderos y que el bono que el Gobierno anunció para el sector formal sea otorgado también a las y los trabajadores de la economía popular.

Juan Grabois, referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), señalo su preocupación frente a la actitud del Gobierno de cara a la transición: “Estamos recontra preocupados porque el Gobierno constitucional de la Argentina, que tiene mandato hasta el 10 de diciembre por más que haya perdido las PASO, no reacciona. El Presidente tiene que dejar de boludear, buscar culpables y empezar a laburar. Tiene que resolver la emergencia social y alimentaria que tiene la mitad de nuestro pueblo. En los comedores no tenemos proteínas, no tenemos leche, no tenemos pollo, ni carne, a lo sumo nos queda algo de fideos. La gente está sufriendo. Hay una situación de desesperación y el Gobierno sigue con las chicanas, con la campaña. No se da cuenta de la gravedad de la situación”, planteó Juan Grabois (CTEP) en la protesta.
 
Desde el escenario, representantes de las organizaciones populares y de los sindicatos exigieron estar el 30 de agosto en el Consejo del Salario, con vistas a negociar que el salario mínimo de 12.500 pesos a 32.000 y que el salario social complementario llegue a la mitad de este.
 
“Hay que discutir que nadie en la Argentina puede ganar menos que la canasta básica para vivir. Será una pelea dura, pero para nosotros sentarnos ahí va a ser muy importante de acá para adelante, con el gobierno que venga, porque somos trabajadores y nadie nos va a robar la dignidad, nadie nos va a robar el trabajo, nadie nos va a robar la lucha, vamos a pelear hasta el final, hasta la victoria de nuestro pueblo”, manifestó Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la CTEP.
 
Fuente: El Grito del Sur