Noticias

jueves 19, septiembre de 2019

Denuncian a Macri y Larreta por la compra de vagones con asbesto

El juzgado federal Nº 2 denunció al presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, por la compra de vagones con amianto, una sustancia prohibida por su alta toxicidad, que fueron incorporados en la línea B en 2011. Los delitos que se les imputan son violación de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad y encubrimiento. 

 

Denuncian a Macri y Larreta por la compra de vagones con asbesto

La denuncia del inspector de la subsecretaría de Trabajo de la Ciudad e ingeniero en Seguridad Ambiental, Edgardo Castro, recayó en el  juzgado federal Nº 2  a cargo Sergio Ramos.

 
En el texto, el especialista señala que se adquirió material rodante con aquel residuo peligroso cuya importación está prohibida por ley desde 2001. A fines del mismo año también se declaró ilegal su uso en España --el país exportador-- y cinco después en la Comunidad Europea. 
 
“Se importó un material que está prohibido importar, con lo cual ya cometió delito. Enfermó a 14 trabajadores, escondió en silencio la presencia del amianto en las formaciones todo este tiempo”, dijo Castro al diario Tiempo Argentino. Y agregó: “esos trenes que compró a 550 mil dólares cada uno no lo podés vender ni siquiera como chatarra, no se podían sacar de España. Después los organismos lo protegieron y lo ocultaron”.
 
La denuncia también alcanza al actual presidente de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), Eduardo De Montmollin, al titular de la concesionaria del servicio, Metrovías SA, Alberto Esteban Verra --quien ya tiene otra causa penal por malversación de fondos públicos-- y al director de la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio, Fernando Cohen. 
 
Castro denunció que “los CAF 5000 contienen asbesto en sus componentes eléctricos, luego de que se le reconociera como enfermedad laboral la asbestosis (un tipo de cáncer) a un empleado de mantenimiento de la red española”.  En ese país se contabilizaron tres casos mortales de trabajadores por exposición al material. 
 
En Buenos Aires por ahora no se registraron víctimas fatales.  Pero en las últimas semanas los metrodelegados confirmaron que una decena de trabajadores fueron afectados por el asbesto. 
 
El ingeniero comentó que acudió a la Justicia porque “nadie tomó el tema en su poder y dispuso las medidas correctas para evitar que los trabajadores se sigan enfermando y no sabemos si quienes somos usuarios además, no tendremos a la larga una secuela o enfermedad derivada del amianto”.  Los efectos de este material pueden aparecer en la salud entre 30 y hasta 40 años después de haber quedado una persona expuesta a sus fibras en suspensión.