Noticias

jueves 7, noviembre de 2019

Los agentes precarizados no podrán labrar multas

En el marco del reclamo por las condiciones laborales de los trabajadores de tránsito  tras la muerte de Cinthia Choque, la Justicia porteña estableció que sólo los agentes que tengan regularidad en el cargo podrán labrar actas.

 

Los agentes precarizados no podrn labrar multas

La justicia ordenó cautelarmente al Ejecutivo que adopte las medidas necesarias para que las actas de infracciones y contravenciones sean labradas exclusivamente por personal que reúna el requisito de estabilidad en el cargo.

 
Hace un mes, familiares de Santiago Siciliano –el agente atropellado junto a Cinthia CHoque y gravemente herido- patrocinados por la ONG La Alameda presentaron un amparo colectivo donde advirtieron que las multas de tránsito que se labraron en la ciudad desde 2013 en adelante son, en su mayoría, ilegales.
 
La acción de amparo colectivo tiene el objeto de que “a) se condene a la demandada a dejar sin efecto la intervención de cuentapropistas, monotributistas contratados por el GCBA para el ejercicio de funciones reservadas a los funcionarios Agentes de Control de Tránsito y Transporte; b) se disponga la invalidez de las actas extendidas por ellos y c) como consecuencia, se decida la devolución de los importes percibidos de tal modo en concepto de multas”.
 
En su resolución, el titular del Juzgado n.º 13 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Guillermo Scheibler recordó que “la ley 5688 faculta a los agentes del Cuerpo de Tránsito y Transporte, para realizar múltiples funciones y concretamente la de labrar actas de infracciones y contravenciones (…), es una manifestación relevante del ejercicio del poder punitivo del Estado. En este aspecto el requisito de la estabilidad de los/as agentes adquiere especial relevancia, ya que quienes desempeñan tales funciones deben encontrarse en una situación jurídica y en condiciones de servicio que los independicen de cualquier influencia exterior indebida.
Constituiría así, para el/la trabajador/a (…) una garantía necesaria para el correcto desarrollo de tales funciones y para la ciudadanía un reaseguro más”.