Noticias

lunes 11, mayo de 2020

El negocio inmobiliario no está en cuarentena

Integrantes de la histórica asamblea popular de Juan B. Justo y Corrientes denunciaron que el Gobierno porteño busca avanzar con la rezonificación de los terrenos aledaños a la estación Chacarita para construir torres. Este nuevo ataque contra la organización barrial y los medios comunitarios, deja al espacio al borde del desalojo.

 

El negocio inmobiliario no est en cuarentena

El martes 5 de mayo se trató en la Legislatura Porteña la rezonificación de los predios cedidos por el Gobierno nacional durante el último mes del macrismo en el poder, entre los que se encuentran los terrenos aledaños al viaducto de la estación Chacarita, en el barrio de Villa Crespo.  

 
Desde el 2001, la asamblea desarrolló ininterrumpidamente sus actividades en un pequeño local ubicado en estos terrenos que ahora la Legislatura intenta vender para entregarlos al negocio privado.  Allí funciona un merendero y una olla popular, se creó una biblioteca y un ropero comunitario. También se desarrollan talleres, ciclos de cine, eventos culturales y proyectos de la economía social y solidaria.  En el 2008 se sumó la radio comunitaria, Asamblea - FM 94.1- y fue declarada de interés por la Cámara de Diputados y la Comuna 15.
 
Cuando se proyectó la obra del Ferrocarril San Martín, las autoridades nacionales e integrantes de la Asamblea firmaron un acuerdo para garantizar que el inmueble no iba a ser afectado.  ¿Cuál es la urgencia? ¿Quién consulto a les vecines? ¿Quién autorizó este pasaje apresurado de Nación a Ciudad justo cuando ya habían cambiado, por el voto popular, las autoridades nacionales?, ¿Qué pasó con los recursos judiciales interpuestos que aún no se resolvieron?”, se preguntan los vecinos y vecinas de la Asamblea.
 
“La Legislatura está discutiendo la venta de terrenos para negocios privados, mientras las necesidades de la población siguen siendo, entre otras, la falta de agua y contagios crecientes en los barrios populares, el aumento de casos de dengue, la demorada e insuficiente llegada de alimentos a comedores y merenderos, la desprotección del sistema de salud”, denunciaron a través de un comunicado.
 
Mientras siguen en estado de alerta por la defensa de su sede, continúan con la olla popular y la entrega de bolsones de alimentos, cada vez más necesarios en el marco de la pandemia.