Noticias

lunes 15, agosto de 2005

Zamora solo

Luego de la renuncia de Daniel Vega a su banca en la Legislatura porteña, el zamorismo retendrá sólo un legislador: Noemí Oliveto. Vega adujo razones ideológico-políticas y personales.

El jueves pasado el diputado porteño Daniel Vega renunció a su banca por medio de una nota enviada al vicejefe de Gobierno, Jorge Telerman.

De esta manera, Autodeterminación y Libertad (AyL), el partido que lidera Luis Zamora, se quedó con un solo representante en la Legislatura porteña dado que ingresará en su reemplazo Graciela Scorzo, asesora de la diputada Susana Etchegoyen (19 y 20 de Diciembre), quien -junto a otros cinco legisladores- abandonó AyL e integra el Interbloque de Izquierda.

Vega adujo en su carta de renuncia razones ideológico-políticas “que en lo profundo y más allá de mi situación personal y la coyuntura actual ponen en cuestión la propia institución. La tragedia de Cromañón es un analizador político de cómo funcionan las instituciones de la democracia formal, de la manera mezquina en que se comporta la corporación política, basta leer las innumerables veces en que funcionarios, legisladores o representantes de algunos de los poderes enfatiza la necesidad corporativa de generar credibilidad en las instituciones”.

Fuentes cercanas a AyL aseguraron que “desde hace varios meses que Vega no se siente cómodo con Oliveto. Sin ir más lejos, en la última sesión él votó a favor de la apertura del inicio del proceso de juicio político al jefe de Gobierno y a la síndica general de la Ciudad, y Oliveto fue la única diputada que se abstuvo”.

También trascendió que el ex diputado habría mencionado que no iba "a seguir haciendo papelones al lado de Oliveto" y que prefería renunciar a su banca. Esta es la segunda renuncia al bloque, ya que Patricia Flores hizo lo propio y esto permitió la asunción de Vega.

A poco de conocerse la nueva renuncia, Etchegoyen y los integrantes del Bloque del Sur (todos ex zamoristas) afirmaron: “Es un reflejo del manejo autoritario y personalista de Luis Zamora, que hemos denunciado reiteradamente. Es necesario que la opinión pública conozca las verdaderas razones que han generado la desintegración de AyL y de esta manera se pueda desenmascarar el proyecto real de los Zamora”.

Y añadieron: “Reiteramos algunas de los motivos que, en lo particular, nos impulsaron a irnos de AyL en agosto de 2004. La toma de decisiones dentro del movimiento y la construcción política; además entendíamos la necesidad de articular nuestro trabajo político con la sociedad civil comprometida en procesos políticos y sociales de izquierda y cuestionábamos la urgente necesidad de una rendición clara y transparente de los fondos que se recaudaban a partir del aporte realizado por militantes que trabajaban en ámbitos legislativos (aproximadamente 30 mil pesos mensuales)”.

Informe: NU